Otoño 1

Para estarse en el otoño y no morir en el intento, hay que hacerse el ajuar del frío y la lluvia. De lana y de palabras se hace, de mates y de charlas, de sueños y dolores, temores y algunos espantos, de amor en lo posible. Hace falta el fuego. Dicho o escrito, se puede volver. A las montañas murallas, a caminar entre susurros verdes, a serpentear arroyos trasnochados, a luchar con la sensación cautivante de habitar en un bello asfixiante castillo gótico, llámese Otranto, Cumbres Borrascosas, Almahue, cordillera, o Patagonia. Lo del otoño del alma es otro tema.

de la colección Diminutas Soledades

Un comentario en “Otoño 1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s