46D // Café

“Y en el final del iracundo
mar, en la lluvia del océano,
surgen las alas del albatros
como dos sistemas de sal,
estableciendo en el silencio,
entre las rachas torrenciales,
con su espaciosa jerarquía
el orden de las soledades.”

Pablo Neruda

Lo extrañamos, querido amigo. Porque no soy yo sola quien lo extraña. A saber: lo extraña la mañana, el café con leche, las pastillitas que usted me recetó, el sol cuando roza apenas las hojas de los abedules, las lilas que ya florecieron y no durarán mucho más, una pena, huelen tan rico. Lo extraña el  mediodía, el viaje hasta el centro ida y vuelta. Lo extraña la siesta, sobre todo si estoy escribiendo. Lo extraña mi teclado, toda la tarde y la noche. Lo extrañan el café y el cigarrillo antes de dormir. Estaríamos necesitando final de standby, pronto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s