46i // Café

“Y en el final del iracundo
mar, en la lluvia del océano,
surgen las alas del albatros
como dos sistemas de sal,
estableciendo en el silencio,
entre las rachas torrenciales,
con su espaciosa jerarquía
el orden de las soledades.”

Pablo Neruda

Chet sigue sonando. Y usted vuelve. Como antes. Antes de decirme que no. Que nunca. Que nada. Antes. Cuando era una invención mía para no estar sola. Pero era tan atrevido, el invento mío de usted. Se metía conmigo y mi cuerpo en cualquier momento. En cualquier lugar. Bueno, ahora, gracias a la h, y a Chet Baker, algo así está volviendo a suceder. Es mío. Es hermoso. No importa lo que usted me haya dicho, o lo que vaya a decir. Siempre, por supuesto, espero con todas mis ganas de esperar cosas imposibles, que usted se decida a quererme.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s